Tu piel es un órgano, así como el corazón, o cualquier otro que recuerdes. De hecho, la piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y como tal, es necesario cuidarlo de todo el mundo exterior: el sol, la contaminación, los rayos ultravioletas, los animales, incluso de los años.

El rostro es una parte del cuerpo casi imposible de ocultar ante los demás. Y el estado en el que se encuentre permitirá, en varias ocasiones, que tengas muchas o pocas oportunidades que te permitan lograr tus metas.

Nada te da más confianza que el lucir un rostro hermoso y saber que te ves bien. Cuidar tu piel no solo tiene grandes beneficios mentales, sociales y tu salud actual, sino que ayudará a prevenir problemas futuros, como arrugas e incluso cáncer de piel.

¿Qué es un tratamiento facial?

Con el transcurrir de los años es inevitable observar un desgaste en la piel por causa del envejecimiento, lesiones, imperfecciones o factores ambientales, presentándose generalmente en forma de arrugas, cicatrices, manchas o decoloración.

Los tratamientos faciales son todos aquellos procedimientos que te ayudan a revertir esos u otros signos de envejecimiento y estrés, permitiéndote lucir más joven e incluso más saludable en el proceso.

Los tratamientos para el rejuvenecimiento de la piel estimulan y alientan el crecimiento de células para obtener una piel más nueva y saludable. Estos procedimientos faciales no son quirúrgicos y funcionan eliminando o remodelando las capas externas dañadas para que la piel más suave y más saludable aparezca en su lugar, y de estos existen muchos tipos.

¿Qué es un tratamiento facial con plasma?

El tratamiento facial con plasma consiste en un procedimiento cosmético inyectable que se usa principalmente para minimizar los signos del envejecimiento.

Este tipo de tratamiento facial, también conocido como microneedling, se caracteriza por crear más tensión en la piel, eliminando desde manchas y arrugas de la edad hasta cicatrices y otras formas de hiperpigmentación.

Es importante que conozcas que las inyecciones con plasma, únicamente puede utilizarse en la cara, y solamente en personas que gocen de una buena salud y estén en busca de eliminar signos menores de envejecimiento.

Tratamiento facial natural

Como no todo son médicos y aparatos electrónicos, el medio ambiente también nos puede ayudar en la técnica de rejuvenecimiento de la piel del rostro. Y así lucir una hermosa piel sin necesidad de gastar mucho dinero. Entre los productos que se utilizan para un tratamiento natural, se encuentran los siguientes:

  • Gel de aloe vera.
  • Vinagre de sidra de manzana.
  • Blanqueador en el baño.
  • Avena
  • Aceite de coco.
  • Aceite de árbol de té.

Entre las técnicas que puedes usar en tu casa a partir de estos productos pueden ser: masajes, exfoliaciones, mascarillas, entre otros. No son tan eficaces como los otros tratamientos dermatológicos, pero a largo plazo puedes observar los cambios en tu rostro.

Beneficios de los tratamientos faciales

Los beneficios de un tratamiento facial bien realizado son muchísimos. Afortunadamente, hoy día, gracias a los avances e inventos tecnológicos, las imperfecciones son cosa del pasado.

Veamos algunos de los beneficios principales:

  • Aumento de la circulación sanguínea, lo que produce a su vez un brillo saludable.
  • Eliminación de las células muertas de la piel, lo que dejara la piel suave, como la de un bebé.
  • Extracción de puntos negros y poros obstruidos de forma segura.
  • Rejuvenecimiento: levantamiento de músculos, eliminación y prevención de las arugas y líneas de expresión, tonificación y firmeza.
  • Eliminación de las toxinas.
  • Alivio del estrés.
  • Reducción del acné.
  • Desmancha miento.
  • Uniformidad en la colorimetría.
  • Expansión de poros.
  • Aumento de la capacidad de absorción de la piel.

Tipos de tratamientos faciales

Un tratamiento facial, como ya dijimos, es un tratamiento compuesto por múltiples pasos para la piel. Sus tipos más básicos pueden incluir sesiones de vapor, mascarillas, exfoliación, limpieza, masaje facial y una variedad de cremas y lociones.

Hoy día, con el avance tecnológico, existen muchos tipos de tratamientos faciales que cubren las necesidades de cada tipo de piel. Algunos de ellos son hidratantes, otros son reafirmantes y restauradores, mientras que algunos se enfocan en áreas problemáticas y ciertas afecciones de la piel. Elegir usar uno u otro dependerá exclusivamente de tus necesidades y tu presupuesto.

Entre los tipos de tratamientos faciales más reconocidos encontramos:

¿Qué tratamiento facial debo hacerme?

Como ya sabes, existen varios tipos de tratamientos faciales que pueden realizarte en tu rostro. Algunos están destinados para el acné, otros para las arrugas, otros para las manchas y enrojecimientos, y así hay cualquier cantidad para cada afección en tu piel.

¿De qué depende el hecho de hacerte uno u otro tratamiento? Es sencillo, depende de dos factores; el primero es de tu capacidad adquisitiva, mientras más disponibilidad económica tengas, menos restricciones tendrás al momento de elegir el tratamiento o los tratamientos indicados. Segundo, son los problemas que tienes en tu rostro, según la afección que tengas, el dermatólogo, tras una evaluación, puede determinar un tratamiento u otro.

¿Cada cuanto tiempo debo hacerme un tratamiento facial?

Un aspecto negativo que puedo comentarte acerca de los tratamientos faciales, es que una vez que te haces el primer procedimiento, te esclavizas a mensualmente tener que ir al salón de belleza y retocar tu rostro.

No hay ningún inconveniente en programar una cita con el especialista cuatro veces al año, pero, debes tener en cuenta que, como ya te dije, si realmente quieres unos resultados de portada de revista, es necesario que visites el spa o el centro de belleza.

Es como todas las cosa que hagas, a medida que seas consistente, el cambio será inminente. Y como muestra de ese, te puedo poner como ejemplo el gimnasio: si vas diariamente, y vives de acuerdo a una rutina saludable, a la vuelta de un año lleno de dedicación y disciplina, verás las hermosas curvas aflorar en tu cuerpo.

Cursos de tratamientos faciales en Venezuela

Si deseas aprender a hacer tratamientos faciales, es indispensable que optes por un curso especializado de larga intensidad.

Hoy día, internet es una gran fuente de conocimiento. En la web puedes encontrar desde videos tutoriales que te pueden ayudar a ir tomando experiencia, hasta ofertas de cursos personalizados en cualquier parte del país y a una variedad de precios que se adaptan a todos los bolsillos.

Si tienes dudas en cuanto a donde encontrar capacitación para los tratamientos faciales, bien puedes dirigirte a un centro de belleza cercano a tu residencia y asesorarte con los expertos.

¿Cuál es el precio de un tratamiento facial en Venezuela?

Darse un cariñito a tu rostro es necesario para lucir hermosa y relajada al mismo tiempo, pero hay que estar consciente de que la inversión en nuestra estética va a resultar un poco costosa.

Si bien dicen que para ser bella hay que ver estrellas, es posible que cualquier bolsillo no aguante dar entre 40 y 200$ mensual.

Es posible hallar precios más solidarios, pero no te dejes confundir, recuerda que un mínimo paso mal dado, pueden dañar tus rostro de por vida.

Mi mejor consejo para ti, es que si tienes la disponibilidad y quieres hacerte un pequeño retoque, no escatimes en dinero. Tu belleza y juventud está en tus manos.

End of content

No more pages to load

Close Menu